sábado, agosto 23, 2008

Desintegracion

La desintegración le llega a todas las cosas. Cuando una casa, una persona, o un adversario se derrumba, se desmorona saliendo del ritmo del tiempo. En el arte de la guerra en sentido amplio, también es esencial encontrar el ritmo de los adversarios a medida que lo pierden, y perseguirlos para que no se abra ninguna brecha. Si dejas pasar los momentos vulnerables, existe la posibilidad de un contraataque. En el arte individual de la guerra, también sucede que un adversario pierda el ritmo en el combate y empiece a derrumbarse. Si no aprovechas esta oportunidad, el adversario se recobrará y empezará a presentarte dificultades. Es esencial seguir con atención cualquier pérdida de posición por parte de tu contrincante, para impedirle que se recupere.

El Libro de los Cinco Anillos
Miyamoto Musashi
Comentario:

Cuando entras en combate suele suceder que piensas demasiado, tu contrincante te hace daño, no estas concentrado, la técnica no fluye, y tu ritmo se ve afectado, si podemos sentir esta situación en nuestro adversario, debemos ser agresivos y constantes para derrumbarlo completamente, no darle tiempo que pueda crear una acción que le permita motivarse, agarrar confianza o recuperar el ritmo.

2 comentarios:

ferzvladimir dijo...

pagina 153 de estrategia y mente ese clavo. no crees que es mejor cambiar de estrategia( de fuentes) andres?

http://ferzvladimir.blogspot.com/2008/08/el-genio-tenebroso.html

Ikannus dijo...

Eso es el equivalente a saber pegar el golpe de gracia.
A veces se presenta la oportunidad de dar ese golpe de gracia y no se aprovecha por el temor a recibir otra herida o por el exceso de confianza al ver a un rival casi vencido o una situación casi dominada.
Hay cosas que no hay que dejar a la suerte porque es bueno recordar que la suerte juega también en contra de uno.