miércoles, noviembre 12, 2008

2.Tenga siempre en mente su objetivo, a cada rato adapte sus planes a las circunstancias.

Existe casi siempre más de una manera de ir de aquí para allá. Al elegir entre las alternativas, la primera consideración tiene que ser "este plan permitirá lograr mi objetivo?" La segunda consideración debe ser, "valen la pena los pasos de este plan?" Sólo porque un enemigo esta en poder de la ciudad y se encuentra entre usted y el objetivo final no significa que la ciudad merece la pena, el tiempo y el costo de ser capturada. Sí, su avance puede ser simplificado si la ciudad es capturada. También puede gastar tanto material en el proceso que su ejército se vuelva demasiado débil para tomar el objetivo final, o pasar tanto tiempo que el enemigo puede reforzar el objetivo final.
Mantenga sus ojos en el premio, y evite distracciones.
XIX y XX del libro: “Strategy” Second Revised
Edition de B. H. Liddell Hart. Meridian 1954.
Marzo 2004

2 comentarios:

Ikannus dijo...

Casi siempre uno elige al enemigo y el reto, hay luchas que no valen la pena no por su dificultad sino porque la recompensa al rato no nos interesa realmente.

ferzvladimir dijo...

eso esta en las 33 estrategias no?